diciembre 03, 2006

El ilusionista, Norton y el romanticismo



Hemos dado en creer, con los pasos de unos siglos a otros, que el Romanticismo decimonónico tuvo que ver principalmente con el romance, a saber: encuentro amoroso preferentemente desdichado y de final trágico. El amor y sus desdichas estaban descartados: los románticos del XIX se asignan el étimo del romance inglés o del román francés (novela extensa de aventuras para nosotros) queriendo significarse así como individuos capaces de ver lo imaginable, de palpar lo intangible, conscientes de que no todo lo que nos rodea es realidad. Por algo –no es casual- el cine aparece como epígono de éstos, a finales de esa centuria, abatiendo de miedo a todos cuantos en aquella sala presenciaron la llegada del tren.

La película de Neil Burger es romántica; Eisenheim es un romántico: cuando cubre a Sophie con la capa roja y la enfrenta al espejo sabe que su vida comienza ahí, en la humildad de aceptar que el azogue y sus figuras son otra posibilidad a la que Leopoldo le ofrece, en el poder humano de saberlo.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

muy buena pelicula, a mi me gustan mucho las películas que hablan de magia y cosas misteriosas sin lugar a dudas la recomiendo.

7/8/13 11:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

muy buena pelicula, a mi me gustan mucho las películas que hablan de magia y cosas misteriosas sin lugar a dudas la recomiendo.

7/8/13 11:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encantan todas las películas de magia, la verdad me daba un poco de flojera ver el ilusionista pero cuando empecé a verla no pude parar, muy recomendable.

7/8/13 11:34 p. m.  
Blogger Jazmin Moreno said...

me encantan las películas de magia, la verdad ver el ilusionista me daba un poco de flojera pero cuando empezó no pude dejar de verla, muy buena película.

7/8/13 11:36 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home